Sordera súbita y trauma acústico

La pérdida repentina de la audición sin una causa aparente se denomina sordera súbita neurosensorial. Afecta a 1 de cada 5.000 personas, desde niños y adultos jóvenes hasta las personas de mediana edad. Cada año se registran 4.000 casos en Estados Unidos y otros 15.000 en otros países.
Los síntomas aparecen sorpresivamente: el paciente sano al despertar no escucha casi nada de un oído y es notable al hablar por teléfono. A veces este síntoma puede ir acompañado de zumbidos de diferente intensidad, que parecen ser más fuertes de noche, cuando disminuye el ruido ambiental.

Esta falsa percepción de sonidos se llama acúfenos o tinnitus. Otros síntomas son vértigo y náuseas.
Causas de la sordera súbita
Existen muchas posibles causas que provocan la sordera súbita, pero en cada caso es muy difícil identificar la causa precisa. Pudiera deberse a una inflamación del oído interno o a una infección viral. Todas estas condiciones impiden que la sangre llegue a las células captadoras de la señal acústica y lleve el oxígeno, tan necesario para el funcionamiento normal.

¿Qué beneficio brinda la cámara hiperbárica
en el tratamiento de la sordera súbita?
El tratamiento tradicional comprende medicamentos que disminuyen la inflamación y mejoran la circulación al dilatar las arterias y hacer más líquida la sangre. Se utilizan esteroides, vasodilatadores, expansores de plasma y remedios antivirales.

La oxigenoterapia hiperbárica aplicada junto con tratamiento farmacológico, permite enviar más oxígeno a los tejidos y al mismo tiempo, combatir los procesos inflamatorios e infecciosos. Además, el oxígeno hiperbárico (OHB) mejora el estado del sistema inmune, promueve la aparición de algunas sustancias reguladoras y actúa en la transmisión de las señales intracelulares.

Las células asfixiadas por hipoxia o falta de oxígeno, se despiertan y empiezan a producir factores de crecimiento, enzimas antioxidantes y muchas otras sustancias protectoras.
Sordera súbita y cámara hiperbárica. Medicina basada en la evidencia
La organización Colaboración Cochrane en 2005 encontró la evidencia de que la audición puede mejorar y los acúfenos mermar si se aplica la oxigenoterapia hiperbárica en las primeras dos semanas de la instalación del cuadro (Bennett MH, Kertesz T, Yeung P. Hyperbaric oxygen therapy for idiopathic sudden sensorineural hearing loss and tinnitus  - a Cochrane systematic review. Undersea Hyper Med, 2005; 32(4):234).

Con acumulación de experiencia favorable en tratamiento de la sordera súbita neurosensorial con OHB, la Sociedad de Medicina Subacuática e Hiperbárica de EE. UU. (UHMS) en octubre de 2011 incluyó esta indicación en la lista de patologías recomendadas para tratar con oxígeno hiperbárico.

Estamos comprometidos con su salud.
Visítenos.