Infecciones por bacterias anaerobias y mixtas: miositis clostridial y mionecrosis (gangrena gaseosa), y otras necrosis infecciosas de tejidos blandos (fascitis necrotizante, gangrena de Fournier, etc.).

Gangrena gaseosa
El 25 de octubre de 1960 fue tratado el primer paciente con gangrena gaseosa en una cámara hiperbárica.
La idea y su exitosa realización pertenecieron al doctor Ite Boerema, del Hospital Wilhelmina Gasthius, en Ámsterdam. Hoy es un método universalmente aceptado para tratar esta enfermedad.

La gangrena gaseosa se consideraba una enfermedad de la guerra. Sin embargo, hoy en día sigue ocurriendo. Apareció un gran grupo de pacientes con el sistema inmune debilitado. Son los que se han salvado de enfermedades que antes eran mortales, por ejemplo, tumores malignos y diabetes o por tratamientos antes inexistentes, como el trasplante de órganos y la diálisis. Ellos son más propensos a las infecciones.

El tratamiento de la gangrena gaseosa debe incluir tres componentes: antibióticos, cirugía y oxigenoterapia hiperbárica. El resultado final depende de la combinación de las tres principales armas terapéuticas. El doctor Desola Alá, de Barcelona, España, propone la siguiente fórmula para el éxito:
Centro de Medicina Hiperbárica Buenos Aires fórmula de tratamiento
donde:

A es el tratamiento antibiótico.
C es la cirugía necesaria.
O es el oxígeno hiperbárico.
t es el tiempo desde el inicio de la enfermedad hasta comenzar el tratamiento combinado.
Infecciones necrotizantes de tejidos blandos
Centro de Medicina Hiperbárica Buenos Aires paciente en tratamiento de infección necrotizante
Infecciones necrotizantes
Se llama tejido blando a todo lo que no es hueso: músculo, tejido graso subcutáneo, piel, etc. Estas infecciones aparecen después de un trauma o de una cirugía. Casi siempre las sufren pacientes que tienen diabetes, trastornos de la circulación u otras enfermedades que reducen las defensas y la llegada de oxígeno a los tejidos. Sobre este terreno se desarrolla una infección por microbios aerobios, anaerobios, o mixta.

La utilización de HBO (oxígeno hiperbárico) en el tratamiento de infecciones necrotizantes se justificaría con base en los siguientes mecanismos:

  • El aumento de la presión parcial de oxígeno en los tejidos permite la destrucción bacteriana directa por formación de radicales libres.
  • Potencia la eficacia de algunos antibióticos.
  • Incrementa la formación de capilares, con la consiguiente mejoría en aporte de oxígeno, nutrientes y antibióticos (Clark LA, Moon RE. Hyperbaric oxygen in the treatment of life-threatening soft-tissue infections. Respir Care Clin N Am 1999 Jun, 5:203-19).

En pacientes con fascitis necrotizante expuestos a 2.5 atmósferas absolutas (ATA), la presión parcial de oxígeno en sangre arterial (PaO2) se incrementa 7 veces, mientras que a nivel tisular subcutáneo dicho incremento es de 4 a 5 veces el valor basal. La zona tisular hiperoxigenada alrededor del área afectada podría ser importante para prevenir la diseminación de los microorganismos invasores (Korhonen K. Hyperbaric oxygen therapy in acute necrotizing infections with a special reference to the effects on tissue gas tensions. Ann Chir Gynaecol Suppl. 2000;(214):7-36).

En la base de datos del sistema académico de salud de EE. UU. entre 2008 y 2010 hubo 1.583 casos de infecciones necrotizantes registrados en los 14 centros médicos equipados con cámaras hiperbáricas.

117 casos (7 %) fueron tratados con OHB. El análisis estadístico univariado mostró que no hubo diferencias entre los grupos de control y tratados en cámara hiperbárica en los casos de leve o moderada gravedad, en duración de internación, complicaciones y mortalidad. Sin embargo, en los casos graves el grupo OHB tenía menos complicaciones (45 % vs. 66 %; p < 0.01) y menos resultados fatales (4 % frente a 23 %; p < 0.01).

El análisis multivariable demostró que los pacientes que no recibieron la terapia OHB tuvieron menor probabilidad de sobrevivir (Shaw JJ1, Psoinos C, Emhoff TA, Shah SA, Santry HP. Not just full of hot air: hyperbaric oxygen therapy increases survival in cases of necrotizing soft tissue infections. Surg Infect (Larchmt). 2014 Jun;15(3):328-35).

Conclusión: además del fuerte sustrato fisiopatológico, los resultados de los últimos estudios clínicos justifican la utilización de OHB en conjunto a la cirugía y antibioticoterapia.

No dude en venir a conocernos. Lo esperamos en:
Ciudad de Buenos Aires