Deportes: trauma y rendimiento

Los traumas en el deporte son muy frecuentes; a veces de mediana o severa gravedad. Es lógico aplicar la oxigenoterapia hiperbárica (OHB) que se usa en los traumas en la población común.
Gracias a la cámara hiperbárica las fracturas se consolidan más rápido, las heridas cicatrizan y los músculos se recuperan. Hemos tratado a varios famosos deportistas, futbolistas, polistas, boxeadores y tenistas. Por ejemplo, uno de los mejores jugadores de la Argentina de polo tenía pronóstico de volver a su actividad deportiva en 6 meses y se recuperó en 3 meses. El acortamiento del periodo de recuperación se observó en todos los deportistas a quienes hemos tratado.

Menos estudiado está el rol de la oxigenoterapia hiperbárica en el rendimiento de los atletas de élite. El oxígeno respirado en mayor cantidad aumenta la producción de la energía necesaria para la performance. Pero existen diferentes protocolos de aplicación del oxígeno hiperbárico para mejorar el rendimiento: antes del partido importante y agotador, o luego del mismo, o en el período de descanso para llegar al pico del estado físico y psíquico para las competencias.

Fue comprobado que el oxígeno hiperbárico cumple las siguientes funciones:
  • Aumenta la oxigenación del cuerpo y la producción de energía
  • Disminuye el edema y la inflamación
  • Estimula la capacidad de contrarrestar la infección
  • Estimula la salida de las células madre de la médula ósea y facilita su participación en la curación de heridas
  • Promueve la regeneración de los tejidos
  • Reduce el cansancio mejorando la oxigenación de los tejidos
  • Disminuye el tiempo de recuperación del organismo

El médico hiperbarista debería definir, junto con el entrenador y el médico deportólogo, su aplicación en cada caso en particular.