ÚLCERAS

Las úlceras son lesiones, heridas o llagas que no cierran porque no funciona el mecanismo normal de curación. La ulceras son más comunes en las personas mayores, que sufren de diabetes o tienen problemas de circulación sanguínea en las piernas. La dificultad principal es la falta de oxígeno en la piel y tejido subcutáneo. Por esta misma razón las ulceras a menudo se infectan y esto enlentece la curación aún más. Para el proceso de curación se necesita energía. Ésta se produce en cada célula con el oxígeno que llega mediante la circulación de la sangre. La cámara hiperbárica acelera la curación de las úlceras, porque mientras el paciente respira oxígeno puro al 100% dentro de la cámara en la cual la presión es doble que la atmosférica, se produce la energía necesaria para que las células que componen la piel y el tejido subcutáneo se multipliquen y crezcan para llenar el defecto que ocasionó la úlcera.
Además, el oxígeno respirado dentro de la cámara hiperbárica estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos e incrementa la actividad de los fibroblastos o las células que “fabrican” colágeno, que es la sustancia básica de curación de las úlceras. Con esto la curación se hace duradera, porque con mejoría en circulación las ulceras no volverán a producirse.
Además el oxígeno hiperbárico mejora las defensas del paciente contra los microbios porque:

  1. Inhibe el crecimiento de las bacterias que no toleran la presencia de oxígeno (anaerobias)
  2. Aumenta la capacidad de los glóbulos blancos para destruir los microorganismos que abundan en una úlcera. Este proceso se llama “fagocitosis”.
  3. Potencia el efecto de algunos antibióticos

Hay tres efectos adicionales importantes del oxígeno hiperbárico en la curación de las úlceras que antes desconocíamos:

  1. El oxígeno hiperbárico respirado a 2,0 – 2,4 atmosferas aumenta la sensibilidad de las células a los “factores de crecimiento” que son sustancias que hacen crecer el tejido más rápidamente y además los mismos “factores” aumentan en cantidad bajo estas condiciones.
  2. A las presiones de 2,0 - 2,4 atmosferas el oxígeno opera como un mensajero, “indicando” al núcleo de cada célula cuales sustancias debería producir – en otras palaras - transmite la información entre las células.
  3. La úlceras generalmente carecen de las células progenitoras llamadas las células “madre” que aceleran la curación, estas células gracias a oxígeno hiperbárico se movilizan de la médula ósea a la circulación sanguínea, y llegan a úlceras y heridas, donde participan en la curación.
        
El oxígeno hiperbárico resulta ser mucho más que un alivio para la úlcera sofocada, ayuda a la curación por todos los mecanismos mencionados.


image-1524186-O2.png